Saltar al contenido

10 alimentos que ayudan a combatir el resfriado

10 alimentos que ayudan a combatir el resfriado

El invierno es la época del año en la que la gente tiende a comer más en un intento por acumular más calor. Pero, ¿cuáles son las comidas favoritas?

La lluvia, el viento, la humedad, la nieve y el repentino descenso de las temperaturas son signos de que se acerca el largo y temido invierno. Salir de casa para ir al trabajo, llevar a los niños al colegio o al perro a pasear, se convierten en actividades de las que nos gustaría escapar, prefiriendo más bien holgazanear bajo las cálidas y suaves mantas de nuestra querida cama. Lamentablemente, sin embargo, la sociedad nos impone deberes de respeto y la hibernación del ser humano aún no ha sido contemplada, por lo que cada año debemos prepararnos para afrontar estos meses lo mejor que podamos.


Ir al gimnasio, tomar suplementos que fortalezcan el sistema inmunológico, vestirse adecuadamente, tomar baños relajantes y controlar la nutrición, son factores que pueden ayudarnos a manejar mejor el frío excesivo. La alimentación juega ante todo un papel fundamental: la introducción de vitaminas, sales minerales, proteínas y una pequeña dosis de grasas pueden aumentar la ingesta calórica y darnos más energía cuando las temperaturas bajan a picos. Entonces, ¿cuáles son los alimentos anti-fríos por excelencia? En este artículo encontrarás diez: buenos y saludables, para ofrecer tanto a adultos como a niños.

La sopa

El plato más consumido durante el invierno: picante, sabroso y con verduras ricas en vitaminas, minerales y fibra. En definitiva, todo lo que necesitas para sentirte mejor tras un día de lluvia o nieve. Hay quienes lo quieren cremoso y aterciopelado, quienes lo prefieren con patatas y quienes añaden una dosis de legumbres, como lentejas, judías o garbanzos, para aumentar la ingesta de proteínas y hierro. Lo importante, sin embargo, es no cocinar demasiado los ingredientes, para no perder la mayoría de sus propiedades nutricionales.

10 alimentos que ayudan a combatir el resfriado


Frutas cítricas

Si estás buscando un remedio natural para fortalecer el sistema inmunológico frente a la gripe estacional y los resfriados, nada mejor que un zumo de naranja recién exprimido o un par de mandarinas para la merienda. Son ricas en vitamina C, mejoran el metabolismo regulando la digestión y protegen los capilares, previniendo enfermedades que afectan al sistema cardiovascular. En realidad, son los kiwis los que contienen el mayor porcentaje de ácido ascórbico, sin embargo, su sabor amargo no siempre es apreciado, sobre todo cuando se trata de niños.

Fruta seca

No hay Navidad sin cacahuetes y pistachos, por no hablar de avellanas, almendras y nueces, ricas en proteínas, minerales, ácidos grasos y vitamina E, que protege la piel y mejora su aspecto. Los omega-3 y omega-6, en cambio, sirven para mantener activo el metabolismo, reduciendo también los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Por otro lado, el zinc, contenido principalmente en nueces frescas, ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Cereales

Son sin duda una fuente de energía invaluable, ya que contienen carbohidratos: azúcares complejos que se convierten en glucosa y reponen las reservas calóricas de nuestro organismo. Sin embargo, al igual que con las grasas, es mejor no exagerar, ya que tienden a engordar rápidamente y a abrumarlo. Por ello, es preferible consumirlas en cantidades moderadas, quizás maridarlas con legumbres, ricas en proteínas, eligiendo también las integrales en lugar de las clásicas. Un ejemplo podría ser el mijo, la espelta, la avena y la cebada, que también se pueden agregar a las sopas y sopas, para hacerlas más enérgicas.

Carne y pescado

Aunque vegetarianos y veganos no estén de acuerdo, los alimentos de origen animal son una excelente fuente de proteínas: desde los albores de los tiempos nos han permitido sobrevivir al invierno en todas partes del mundo, precisamente por sus cualidades. nutricional. Se preferiría la carne blanca a la roja, ya que tiene un menor contenido de grasa y tiende a sobrecargar menos el hígado y los riñones. En cuanto al pescado, sin embargo, es mejor el azul: por ejemplo, salmón, caballa y sardinas.

Leche y derivados

Desafortunadamente, esta es una categoría de alimentos que muchas personas han tenido que abandonar debido a la intolerancia cada vez más frecuente, renunciando así a sus propiedades beneficiosas. El queso fresco, la mozzarella y el yogur son ricos en enzimas lácticas y probióticas, que mejoran la calidad de la microbiota intestinal y fortalecen el organismo. Además, son una fuente invaluable de calcio, un componente básico para los huesos y los dientes, especialmente los de los niños y los ancianos. El producto lácteo por excelencia es el parmesano de 24 meses: contiene una buena dosis de grasa, se recomienda en dietas de adelgazamiento, pero también en las de engordar, teniendo cuidado de no excederse. Sin embargo, recuerde que solo el mejor suplemento de vitamina D


puede aportar la cantidad justa de colecalciferol necesaria para la correcta absorción del calcio.

Chocolate caliente

Una bebida caliente, sabrosa pero sobre todo tonificante: la oscura es rica en magnesio, elemento que juega un papel fundamental en la acumulación de energía en el organismo. Además, es un vasodilatador, ya que aumenta el flujo sanguíneo y mantiene el cuerpo más caliente.

Infusiones

El mejor momento para tomar un té de hierbas caliente es el invierno: en un día frío y lluvioso, no hay nada más satisfactorio que tomar una infusión de equinácea mientras se lee un buen libro. Esta hierba es rica en flavonoides y polifenoles, que fortalecen el sistema inmunológico frente a los ataques de influencias estacionales.

usted

Para aquellos a los que no les gustan los tés de hierbas, pueden probar el té: el té verde es un excelente antioxidante, ayuda a depurar el organismo y estimula la diuresis. Además, beber caliente puede actuar como vasodilatador, reteniendo el calor dentro del cuerpo. Pero tenga cuidado de no abusar de él: al igual que el café, contiene cafeína, un estimulante que podría hacer que su frecuencia cardíaca se eleve excesivamente.

10 alimentos que ayudan a combatir el resfriado

Productos apícolas

La miel, la jalea real, el propóleo y el polen son los principales aliados del sistema inmunológico durante el invierno. Contienen una alta dosis de vitaminas, proteínas, sales minerales y aminoácidos esenciales, en definitiva, casi podríamos definirlos como superalimentos en todos los aspectos. Tienen un alto poder nutricional, propiedades antiinflamatorias, antibióticas e inmunoestimulantes, además, pueden dar sensación de saciedad y dar más energía para afrontar mejor los días. Por este motivo, es recomendable tomar una cucharadita en ayunas por la mañana, o añadir un gramo al yogur, a las infusiones oa la leche tibia.