Saltar al contenido

Que alimentos son más ricos en cada vitamina

Que alimentos son más ricos en cada vitamina

Comer sano es bueno para la salud, nos mantiene en forma y previene la aparición de muchas enfermedades. Pero, ¿qué alimentos se consideran más importantes y preferidos?

Las vitaminas, junto con las sales minerales, los aminoácidos y los ácidos grasos, representan un elemento considerado esencial para el cuerpo humano, que necesita una dosis diaria para mantener en forma sus células. No son utilizados por el organismo como son, pero sirven para activar algunas enzimas capaces de transportar sustancias a través de la sangre. La palabra tiene un origen latino: fue acuñada por el bioquímico polaco Kazimierz Funk, y es el conjunto de los términos “vida” y “amina”, que podríamos traducir trivialmente como compuesto vital. Antes de su descubrimiento, que tuvo lugar durante la primera década de 1900 hasta la de 1940, el hombre buscaba propiedades en los alimentos que le permitieran mejorar o curar determinadas enfermedades.


Por este motivo, la gente siempre se ha inclinado a preferir un alimento a otro: por ejemplo, los egipcios comían el hígado para mejorar su vista, mientras que los marineros en 1700, obligados a realizar largos viajes en el mar, podían recuperarse del escorbuto. solo con cítricos. Pero, ¿cuáles y cuántas son las vitaminas esenciales? De momento se han reconocido 13, y se dividen entre solubles en agua, como los del grupo B y C, y solubles en grasa, o A, D, E y K.

Vitamina A

También se le conoce con el nombre de retinol, se utiliza para mantener la vista, piel y mucosas saludables, además, también puede mejorar el estado del cabello, huesos y dientes. Se acumula en el hígado y se puede sintetizar a través de precursores: carotenoides, que se encuentran principalmente en el interior de las zanahorias. Es posible encontrarlo en todas las frutas caracterizadas por un color rojo o naranja, como calabaza, sandía, fresas, tomates, pimientos, albaricoques. También se encuentra en huevos, pescado, productos lácteos y verduras de hoja verde, como la espinaca.

Que alimentos son más ricos en cada vitamina

Vitamina B1

También se le llama tiamina, y su deficiencia puede provocar la enfermedad de Beriberi, caracterizada por la ausencia de glucosa, lo que provoca somnolencia, poca energía, pérdida de reflejos neurológicos en las extremidades y graves problemas digestivos. El abuso de alcohol puede disminuir la absorción de vitamina B, por ello es sumamente importante evitar un consumo excesivo e integrarlo en la mayor medida posible a través de la dieta. Se encuentra en la mayoría de los cereales, preferiblemente sin pulir, en legumbres, soja, huevos y cerdo.

Vitamina B2

En cuanto a la tiamina, la vitamina B2 también sirve al organismo para realizar procesos de síntesis de moléculas consideradas fundamentales, como las flavoproteínas por ejemplo. La leche, los productos lácteos, los huevos, el pescado, las verduras de hoja verde, las almendras y el hígado de bovino son ricos en ella y su consumo es importante especialmente durante la infancia y la adolescencia.

Vitamina B3

También llamada niacina, se encarga de mantener el sistema nervioso y las reservas de energía correctas. Se puede ingerir a través de los alimentos más habituales como carne de res, pescado, pollo, leche, huevos y patatas. Sin embargo, como ocurre con otras vitaminas solubles en agua, estas se dispersan fácilmente durante la cocción.

Vitamina B5

Se encuentra en carnes, legumbres, la mayoría de frutas y verduras, y entre las múltiples propiedades que le caracterizan, sirve para controlar la cantidad de colesterol en sangre.

Vitamina B6

Regula el ciclo del sueño, la vigilia y las funciones cerebrales, y también se utiliza en la formación de glóbulos rojos y blancos. Su deficiencia se considera muy rara en la actualidad, ya que se encuentra en abundancia en todas las carnes, frutas, principalmente plátanos, pescados y legumbres.

Vitamina B7

La deficiencia de biotina también se considera muy inusual, dada su presencia masiva en la leche, el queso y la yema de huevo.

Vitamina B9

El llamado ácido fólico: sirve para sintetizar proteínas y juega un papel fundamental durante el embarazo, ya que es capaz de modificar el ADN.  Es casi imposible asimilarlo solo a través de los alimentos, debido a su baja resistencia al calor, por lo que es preferible tomar algún complemento alimenticio, o ingerir alimentos que contengan folato, o precursores, como brócoli, leche, legumbres y cítricos. .

Vitamina B12

Si sigues una dieta vegana es muy probable que seas deficiente: está contenida solo en alimentos de origen animal, y es necesario integrarla a través de un producto específico.

Vitamina C

El ácido ascórbico es una vitamina soluble en agua, es conocida por su poder antioxidante y tiene la capacidad de fortalecer el sistema inmunológico contra enfermedades y la gripe. Se encuentra en grandes cantidades en frutas cítricas, por ejemplo limones, naranjas y mandarinas, pero también en kiwis, fresas, grosellas y algunas verduras, como pimientos, brócoli y tomates.

Vitamina D

Desafortunadamente, los únicos alimentos que contienen vitamina D son el aceite de hígado de bacalao o las entrañas de los animales en general. La única forma de absorberlo correctamente es exponiéndose al sol o, tras realizar análisis específicos, tomando un complemento alimenticio específico. Puedes encontrar numerosos suplementos de vitamina D vendidos online para elegir, lo importante es no superar la dosis diaria de 4000 UI declarada por el Ministerio de Salud.

Vitamina e

El tocoferol es un antioxidante: protege las células de la epidermis y previene la aparición de dermatitis y enfermedades neurológicas. Está presente en semillas, en la mayoría de los aceites, en verduras y frutos secos, como las almendras.



Vitamina K

También llamada vitamina de coagulación, esta sustancia juega un papel vital en la prevención de hemorragias. Se absorbe en el intestino, lugar donde también se produce de forma autónoma y que protege frente al deterioro, y evita problemas digestivos y alteración de la flora bacteriana. Se puede tomar como alimento, a través de vegetales de hoja verde, como repollo, brócoli, espinaca, o tomando un suplemento a base de alga espirulina, o salvia, plantas ricas en vitamina K. Finalmente, también se puede encontrar en el hígado de carne de res y cerdo, lácteos y té verde.